Desde el martes, 12 de enero, el nombre de la organización no gubernamental Azul Positivo ha resonando en los rincones de todo el país.

Aunque la noticia debería centrarse en su labor de más de 16 años promoviendo el conocimiento y la prevención del VIH en comunidades vulnerables zulianas, hoy seis de sus miembros están detenidos arbitrariamente y serán procesados ante la jurisdicción militar. Otra acción contraria a la ley.

Pero, ¿qué hace Azul Positivo?

De acuerdo con la Red de Derechos Humanos del estado Zulia (Redhez), Azul Positivo nace en 2004 bajo el nombre “Amigos Zulianos en Positivo”, como una iniciativa de estudiantes de la Universidad del Zulia y Universidad Rafael Belloso Chacín, en la ciudad de Maracaibo, Venezuela, con el propósito de ofrecer información y acompañamiento en materia de VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

En sus inicios, publicaban un pequeño boletín llamado “Azul Positivo”, nombre por el cual se dio a conocer la organización y que más tarde acuñaría como nombre corto.

Se registró formalmente el 8 de mayo de 2006, año en el que empezó a desarrollar proyectos comunitarios en diversos pueblos y ciudades del estado Zulia, convirtiéndose en una organización referencial en Venezuela en materia de prevención de VIH, consejería y defensa de Derechos Humanos.

¿A quién atiende Azul Positivo?

Para Azul Positivo, hay una realidad que cambiar: “el estigma y la discriminación que acompañan a las personas que viven con el VIH, así como a sus parejas y familiares”.

“La verdadera información sobre este tema facilitaría la inclusión y el respeto de este segmento de la sociedad, al cual se le niegan sistemáticamente sus derechos, incluso con más frecuencia que a otros grupos vulnerables”, resume la Redhez.

Más de 9 mil personas atendidas

En el Zulia, los ciudadanos son testigos del alcance que ha logrado Azul Positivo en las comunidades más vulnerables, para cumplir los objetivos de llevar información preventiva para luchar contra el VIH y, en el último año, luchar contra la COVID-19.

Su trabajo habla por ellos: en plena pandemia y cuarentena, lograron atender a 9,074 personas en 9 municipios del estado Zulia.

Incluso, entre junio y noviembre de 2020, realizaron más de 1800 pruebas rápidas gratuitas de VIH y Sifilis durante jornadas de salud en el Zulia.

Una meta que ha ido creciendo a lo largo de sus 16 años como organización humanitaria, en los que han atendido a más de 43 mil personas, llevando información, talleres, sesiones educativas, atención médica y psicológica, entregas de insumos y otros servicios.

Un nuevo ataque en contra del espacio humanitario en el Zulia: podrían ser juzgados ante tribunales militares

La Comisión por los Derechos Humanos del Zulia (Codhez), informó que el martes 12 de enero, una comisión de la DGCIM y SIPEZ intervino la oficina de la organización no gubernamental Azul Positivo en Maracaibo “para realizar un procedimiento administrativo relacionado con su programa humanitario”.

En ese momento, detuvieron a cinco de sus miembros, incluyendo a su director Johan León Reyes.

“Luego de 6 horas en la oficina de Azul Positivo, cuatro personas de la organización fueron trasladadas a la sede del Dirección General de Contrainteligencia Militar en Maracaibo”, alertó Codhez.

En horas de la noche del mismo 13 de enero, Codhez informó de otra detención a otro miembro de Azul Positivo: la cifra de detenidos pasó a 6.

Los 6 miembros de Azul Positivo permanecen detenidos, si poder ver a sus abogados y sin conocer cuáles son los cargos que les adjudican.

Este jueves, 14 de enero, la Comisión alerta de “una criminalización sin precedentes de la labor humanitaria en Venezuela”.

“Integrantes de Azul Positivo serán procesados ante la jurisdicción militar. Siguen sin tener contacto con los abogados y se desconocen los cargos imputados”.

Hasta la publicación de este reporte, no se conoce la situación de los miembros detenidos ni sus cargos.

Agencias como ONU SIDA, de las Naciones Unidas, han reconocido la importante labor ejercida por Azul Positivo en la región Zuliana, en medio de la emergencia humanitaria compleja que vive el país.

Diversas ONG zulianas, como Mulier Venezuela, Proyecto Mujeres, Hearts on Venezuela y ciudadanos en general, repudian estas acciones y exigen la liberación de los trabajadores humanitarios.

Por su parte, Codhez también exhorta a las agencias de Naciones Unidas en terreno a “emitir un pronunciamiento urgente ante las agresiones al espacio humanitario en el Zulia, Venezuela”.

“La cooperación internacional para la protección y socorro de las personas más vulnerables ante la emergencia humanitaria compleja debe ser garantizada por el Estado, y no obstaculizada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí